¡A la cocina!

Un aspecto que rara vez tocan nuestros estudiantes de secundaria, y que sin embargo es clave para entender una cultura, es la gastronomía. Por lo general se habla de alimentación y se introducen conceptos sobre nutrición equilibrada, pero no hay menciones sobre cómo han resuelto las civilizaciones humanas la cuestión de la comida. El aspecto científico es muy relevante, y conocerlo es esencial para una vida saludable, pero cabe destacar que es reciente y, con seguridad, es una de los espacios de la ciencia con mayor presencia de pseudociencias y mitos.

La gastronomía, por su parte, es la expresión cultural de las relaciones entre una comunidad, su entorno físico, los recursos alimenticios de los que se provee y de cómo los organiza para subsistir y alimentarse de forma placentera. En efecto, las civilizaciones no viven solo de los recursos que tienen en su espacio físico: el intercambio puede ser esencial (los europeos, en eso, somos un claro ejemplo). Por otra parte, el rango de lo que se considera alimento es muy variable, e intervienen factores de todo tipo (incluso religiosos) a la hora de usarlos y combinarlos: cabe recordar que en España se consume mucho pescado por cuestiones religiosas, o que la costumbre de beber cerveza o vino con las comidas en toda Europa se debe a la imposibilidad de tener garantizada agua potable.

Pero lo que une a todas las expresiones gastronómicas es el placer. Todas las cocinas interesantes buscan una relación placentera con la necesidad de comer, combinando colores, sabores, texturas… y si no lo consiguen salen a forjar un imperio, como diría Oscar Wilde de sus compatriotas ingleses.

Como ahora podemos tenerlo todo cerca, en Conversa queremos acercarnos a las diferentes culturas (tanto como decir gastronomías) por lo que comen sus gentes. Para eso organizamos nuestros talleres de cocina para todas las edades. No se necesitan grandes conocimientos, bastan las ganas de aprender, de divertirse, de probar… ¡Ah! Y un delantal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *